Poco a poco arrancamos bajo lo denominado como “nueva normalidad” tras la pandemia del covid19 que ha ido sacudiendo a los países del mundo, en mayor o menor medida. Este arranque viene cargado de nuevas normas y pautas de convivencia, al igual que nuevas formas de diseñar y proyectar espacios.

En un interesante webinar al que asistí hace unos días organizado por Kusch+Co una de las invitadas, Francesca Poma Murialdo (Design Director en Gensler), dijo una frase que se me quedó clavada en la mente: “La mejor manera de anticiparse al futuro, es diseñándolo”. Esta frase es muy potente… y muy real con lo que ha pasado y pasará a partir de ahora. El como debemos enfocar, pensar, visualizar y diseñar los proyectos ahora, para que en el futuro, sean una solución a los problemas de esta “nueva normalidad”.

Esto no significa que a partir de ahora debamos diseñar todo con bloques y particiones que oculten todo, hay que mantener las distancias de seguridad, pero no hay que diseñar con miedo.  Eso si, la tendencia será la simplificación de líneas, eliminando excesivos barroquismos formales.

Tenemos que adaptarnos a los nuevos espacios, pero en ellos hay que buscar el bienestar y confluir con todos los nuevos elementos que surgen. Hay que empezar a pensar en espacios con menos afluencia de personas, pero siempre con personas, ya que el espacio sin personas no tiene sentido.

Enfocado en el interiorismo, estos nuevos elementos se han visto obligados a integrarse rápidamente en oficinas, hoteles, restaurantes, locales de ocio… para cumplir con las nuevas normas, aportando un plus sanitario al equipamiento, cuya inversión no es de carácter efímero ya que se amortizarán en los próximos años y que los usuarios apreciarán y valorarán.

En una entrevista muy inspiradora que he leído de Jordi Cuenca (CEO de Verum Hotel Development) comenta que la tecnología y la automatización serán las dos vencedoras de la nueva década. “Estamos frente a la revolución tecnológica y esto se plasmará en el turismo y el diseño interior”. Habla de la fórmula imprescindible a aplicar en los espacios hoteleros: distanciamiento prudente – purificación – limpieza – tecnología. (Aplicable a muchos otros espacios de hostelería u ocio)

Vamos a profundizar en cada aspecto en las siguientes entradas: La fórmula imprescindible a aplicar en los espacios hoteleros en la “nueva normalidad”